Un ferry eléctrico abre el camino a la descarbonización naviera mundial

En agosto de 2019, el ferry eléctrico Ellen comenzó a realizar viajes regulares de ida y vuelta de 40 kilómetros entre dos islas bálticas danesas. Después de haber completado con éxito 10 meses de pruebas en el mar, Ellen ahora podría allanar el camino para la navegación eléctrica.

La mayoría de los bienes comercializados del mundo son transportados en barco. Navegar grandes distancias en todo el mundo requiere cantidades igualmente grandes de combustible: algunos de los buques tanque más grandes tienen una capacidad para 16.000 metros cúbicos de diésel. Y, como todos los transportes que dependen de los combustibles fósiles, eso significa emisiones de carbono y contaminación.

Ya ha habido un cambio hacia el uso de motores diesel-eléctricos híbridos en los barcos, pero Ellen está propulsado por una transmisión totalmente eléctrica. El e-ferry tiene casi 60 metros de largo y su motor de 4,3 megavatios lo impulsa a velocidades de entre 24 y 28 kilómetros por hora. Asumiendo que funcionaba con electricidad 100% renovable, Ellen reduciría las emisiones de carbono en 2.250 toneladas de CO2 al año.

Aunque eso es una gota en el océano (el transporte marítimo actualmente es responsable de 900 millones de toneladas de CO2 al año) es un hito importante.

Ellen tiene una calificación de eficiencia energética del 85%, casi el doble que la de las naves con motor diésel, según el servicio de noticias Euractiv. Su desarrollo fue parcialmente financiado por el programa de investigación Horizonte 2020 de la Unión Europea, que proporciona inversiones para proyectos ecológicos.

La eficiencia energética de la navegación eléctrica es una parte vital del costo total. En muchas partes del mundo, la energía renovable se ha vuelto más asequible que la generada por el carbón, el petróleo o el gas. Cuanto antes se compense el costo del barco con el ahorro de energía, más atractiva será la inversión para un operador naviero. Una ecuación similar se enfrenta a cualquiera que compre un automóvil eléctrico. El desembolso inicial puede ser mayor que para un vehículo de gasolina o diésel, pero los ahorros en los costos de combustible eventualmente hacen que valga la pena.

Podría costar alrededor de 1 billón de dólares descarbonizar el sector marítimo. Pero en los últimos meses, la pandemia de coronavirus ha paralizado las economías internacionales y ha  detenido el flujo de bienes y personas en todo el mundo. En este contexto, la industria naviera puede dudar en invertir en los últimos sistemas de propulsión, incluso aunque tenga sentido sobre el papel.

Asegurar que el medio ambiente no se convierta en una de las mayores víctimas de COVID-19 requerirá un esfuerzo concertado para mantener la inversión en alternativas de tecnología limpia. Eso puede incluir incentivos de los gobiernos nacionales y estatales para asegurarse de que cambiar a fuentes de energía más ecológicas siga siendo una opción atractiva.

El fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, ha pedido un «enfoque integral» para dar forma al futuro post-Covid, integrando «todas las organizaciones y personas con ideas innovadoras».

«No es suficiente cambiar algunas políticas o abordar problemas a corto plazo, lo que necesitamos es un cambio de mentalidad, de estilos de vida, de modelos de negocios», dijo en sus comentarios finales en el lanzamiento de la iniciativa ‘Great Reset’ del Foro .

Fuente: El Periódico de la Energía

Print Friendly, PDF & Email

POST A COMMENT.

uno × dos =