Petroleras a la conquista del “Territorio Renovables”

Petroleras a la conquista del “Territorio Renovables”

Fuentes: El Periódico de la Energía, El Periódico de la Energía 2,  Electricidad y El Mercurio.

Cómo cambia el cuento

Recuerdo ahora hace 26 años cuando estuve aplicando para director del laboratorio central de investigación de Shell en La Haya (Países Bajos). Ese año, 1990, se celebraba el centenario de Royal Dutch Petroleum  y estuve 3 días realizando un total de 21 entrevistas y 4 presentaciones. Durante esos días ví cortes sísmicos de la cuenta del Orinoco y su reservas petrolíferas sin parangón, de Indonesia, Qatar y un largo etcétera de reuniones con geólogos, geofísicos, ingenieros de todo tipo, psicólogos, químicos, abogados … de la que era en aquel momento la Top 1 (big major) compañía petrolera del mundo cuando era superior a su eterna rival Exxon (Esso). Recién acabado mi tesis de estratigrafía secuencial soñaba con poder ser seleccionado para trabajar en la compañía, que con Philips, la holandesa mejor considerada del mundo, quizá de la historia de la nación que me vió nacer.  Una compañía, la petrolera, celebrando su centenario cumpleaños que parecía prepararse para otros 100 años de liderazgo petrolero y gasístico mundial, pero parece que el cuento está cambiando …

img_4381

El mayor parque eólico marino del mundo y Shell

Holanda quiere construir el mayor parque eólico marino del mundo y es el gigante de los hidrocarburos, la Royal Dutch Shell PLC, presionado por los accionistas para desarrollar su negocio de energía renovable. Las petroleras tratan de aprovechar su experiencia en la perforación marina bajo duras condiciones y aplicarla a la eólica “offshore” (marina).

La noruega Statoil ASA construye su tercer parque eólico marino, en el mar Báltico, y desarrolla la primera granja eólica flotante del mundo frente a la costa este de Escocia. Mientras tanto, la estatal danesa Dong Energy AS -otrora defensora de los combustibles fósiles- es ahora el mayor actor en el mercado eólico offshore .

Un consorcio encabezado por Shell ganó en diciembre una licitación para construir y operar una parte del gigantesco proyecto eólico holandés Borssele, en el mar del Norte. Una vez completado, la sección construida por Shell generará suficiente energía para aproximadamente un millón de hogares a 54,50 euros (US$ 56,95) por megavatio hora, un precio que se aproxima al de fuentes de energía más baratas como el carbón o el gas.

“En este momento, un proyecto eólico offshore es competitivo con cualquier otra fuente de energía”, dice Dorine Bosman, gerente a cargo del desarrollo del negocio de energía eólica de Shell.

Otras Inversiones “Oil for Renewables”

La francesa Total SA aspira a que 20% de su portafolio consista en negocios con bajas emisiones de carbono en los próximos 20 años. Shell estableció en 2016 una división centrada en la inversión en fuentes como la eólica, la solar y los biocombustibles. Statoil dispone de un fondo de US$ 200 millones para invertir en proyectos como tecnología eólica y baterías.

Las inversiones de las grandes petroleras europeas en energía eólica y otras fuentes renovables siguen siendo reducidas, alrededor de 2% de sus gastos de capital, según McKinsey.  Costos más bajos -gracias a los adelantos tecnológicos, las economías de escala y las bajas tasas de interés- han ayudado a mover al sector en esa dirección. Hasta hace unos meses, la industria de la energía eólica apuntaba a un precio de 100 euros por megavatio hora para 2020; posteriormente, tres subastas de derechos de proyecto en Holanda y Dinamarca fijaron precios por debajo de ese nivel.

Shell se había retirado del negocio eólico offshore , que le generó pérdidas, y anunció que durante las próximas décadas se dedicaría principalmente a ser un proveedor de hidrocarburos. Sin embargo, la mejora en los aspectos económicos de la energía eólica hizo que la compañía volviera al negocio, sumándose a otras empresas.

Dong Energy ha vendido una gran parte de su negocio de combustibles fósiles, incluidos cinco yacimientos de petróleo y gas en Noruega, y ahora posee 29% de la capacidad eólica offshore mundial. Goldman Sachs Group Inc. asumió una participación en la propiedad de Dong Energy en 2014, y la compañía salió a bolsa en junio pasado.

Statoil ha invertido US$ 2.100 millones desde 2010, o cerca de 20% de su presupuesto de gastos de capital para un año, en parques eólicos offshore .

Hasta la estadounidense Exxon Mobil Corp., que no ha puesto el mismo énfasis en las energías renovables, ha incursionado en esta tecnología, con la idea de utilizar turbinas eólicas flotantes para proveer electricidad a sus plataformas petroleras y de gas en el mar.  La Agencia Internacional de Energía proyecta que la capacidad de los proyectos eólicos offshore se triplicará para 2021 pero seguirá siendo inferior a 1% de la capacidad mundial.

El Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se ha mostrado escéptico respecto a la energía eólica y ha criticado sus costos, falta de estética y riesgos para la vida silvestre. Sin embargo durante la gestión del ex gobernador Rick Perry, el elegido de Trump para liderar el Departamento de Energía, Texas ha sido un precursor de la energía eólica terrestre y líder en esta tecnología renovable en los EE.UU.

El Megafondo de Renovables – Petroleras

Nada más y nada menos que ocho petroleras: BP, ENI, Repsol, Saudi Aramco, Royal Dutch Shell, Statoil y Total, han creado un megafondo de energías renovables que desarrollará programas para luchar contra el cambio climático.

Estas petroleras, ninguna norteamericana ni china, quieren aprovechar el lanzamiento de este fondo, del que se desconoce la cuantía con la que se formalizará, para sumarse así a la ratificación del Acuerdo de París que se llevará a cabo en la COP22 que se celebró en Marrakech (Marruecos).

Este paso es el segundo que dan las petroleras de cara a impulsar la lucha contra el cambio climático. Ya el año pasado, cuando se celebró la COP21 en París, las petroleras anunciaron la creación de la Iniciativa climática de petroleras y gasistas (OGCI). En esa presentación, las petroleras se comprometieron a reforzar en los próximos años “nuestras acciones y nuestras inversiones para reducir la intensidad en carbono del conjunto de fuentes energéticas mundiales”.

Ahora llega esta acción conjunta por parte de las petroleras, pero ya muchas de ellas han dado pasos en esa dirección. La francesa Total quiere convertirse en uno de los grandes players de la energía fotovoltaica. La noruega Statoil ya posee un fondo dedicado a renovables y ha invertido miles de millones en eólica marina y flotante.

ENI llevará fotovoltaica en Egipto, Italia y Pakistán, la saudí Aramco quiere liderar el sector de las renovables en 2050, e incluso Repsol ha hecho sus pruebas en la eólica offshore.

b01efe13-77d4-4c33-9bc0-19e5291c7a55
Los diez representantes de las petroleras del fondo. FOTO: Repsol.

“Connecting The Dots”

… volviendo a la historia del comienzo, fui seleccionado entre los 4 mejores de 31 candidatos de los 5 continentes en la segunda fase y, finalmente, fuí uno de  los dos finalistas aunque la compañía eligió al otro, un alemán que ya trabajaba hacía 5 años en el laboratorio de Shell. Yo me volví España, decepcionado, a trabajar para la que sería en un futuro una filial de la petrolera Total, Cepsa y en “enterramiento de radioactivos” provenientes de centrales nucleares europeas. Un poco más de un cuarto de siglo más tarde la vida me ha llevado por varios derroteros, por la minería, por las renovables, por la valoración y tasación empresarial hasta un trabajo que da sentido de verdad a mi vida, la formación de ingenieros mineros y promotores de renovables de todo y en todo el mundo. Capacitando “renovables para la minería” y “minería para renovables” con el fin de combatir el cambio climático.

¿Cómo un geólogo hiperespecializado en petróleo acabó en minería, en renovables, en valoración financieras y en cambio climático? No lo sé, la situación que refleja  lo que decía Steve Jobs … no conoces nunca previamente cómo se conectan los puntos (connecting the dots), siempre es a posteriori, pero si luchas e insistes finalmente dan la conexión a tu tiempo, a tu lugar en el mundo…  Y este camino ha ido conectando mi vida, la valoración de la minería, las renovables y el cambio climático … y me ha convertido en algo más interesante que ser el Director del laboratorio central de Shell en La Haya en un mundo donde las petroleras ya no son las compañías más valiosas del mundo. Un camino parecido también ha llevado a Apple, Google, éstas sí las más valiosas compañías del mundo, un camino hacia las renovables.

No importa lo que opinen otros, las Renovables son el camino a seguir, y esto lo han comprendido ciertas petroleras y lo comprenderá Donald Trump. Ahora les falta por entender que, sin Minería, no se podrán asumir los niveles requeridos de renovables para cumplir con COP21 y 22. Pero ésta es otra historia que les iré contando. 

=========

Visite el grupo LinkedIn:

Renewable Energies for Mining and Oil Industry

img_4383
Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.